visitalacolegiata@hotmail.com

BELMONTE

RESUMEN DE LA HISTORIA DE BELMONTE.
MIGUEL ÁNGEL VELLISCO BUENO

No se sabe con exactitud cual es el origen de Belmonte.
En 1976 se descubre bajo el ábside aproximadamente a tres metros de profundidad de la colegiata una tumba, y en la cabecera una piedra plana con un Crismón del siglo V; así como los restos de una iglesia Visigoda.
También debajo de la iglesia actual aparecieron los restos de otra iglesia y un altar del siglo XII ó XIII. En el resto del término se encuentran diversos restos Arqueológicos del bronce, romanos y visigodos. De la conquista por los Romanos, habitada por los Carpetanos, pueblo indoeuropeo, los escritos son muy escasos, el comienzo se podría decir que comenzó con el conflicto que existía entre Roma y Cartago que terminaría en una serie de guerras abiertas y la consiguiente derrota de Cartago.

Bajo el dominio Romano fue una tierra por lo general agrícola. En el siglo I se excavan y explotan en el término de Belmonte, las minas de “Lapis Spcularis” llamadas “Las Horadadas”, ya en esa época, indicaba Plinio, que se hallaban no lejos de la antigua Segóbriga, dentro de un radio de 100.000 pasos alrededor de la ciudad.
Los Visigodos solían establecerse en las antiguas poblaciones romanas, e inicialmente en lugares altos y de fácil defensa. La tierra de Belmonte, durante esta época fue agrícola, y ganadera, necesitada de agua, donde se practicaba el sistema de secano ó se recurría a los molinos y afines, sistema que fue heredado de los romanos. De esta época data el primer templo construido en Belmonte, cuyos restos aparecen debajo de la iglesia actual.
Los musulmanes que invadieron la comarca se adaptaron a la división administrativa existente de la península. En ella se asentaron las tribus Bereberes que sometieron a los primitivos habitantes Cristianos y sirvieron como tapón defensivo de Al-Ándalus contra las incursiones cristianas del Norte,
Tras la conquista definitiva de Alarcón, en 1184, Belmonte pasa a depender de su jurisdicción y a tener una doble dependencia de la orden de Santiago y del Obispado de Cuenca.

En 1305 el infante D. Juan Manuel, Señor de Villena, toma posesión de Alarcón, de la que era aldea Belmonte, pasando a formar parte, de lo que se llamó “tierra de D.Juan Manuel” y más tarde “Marquesado de Villena”. En el año1323 ordena la construcción de la primera muralla. Y en 1324 se inician las obras de construcción de un Alcázar.

En 1361, el Rey Pedro I de Castilla, independiza a Belmonte de Alarcón y lo incorpora a la corona,   lo hace villa y crea el estado de Belmonte formado por Belmonte, Osa de la Vega e Hinojoso del Marquesado, a los que más tarde se unirían, Tresjuncos y Hontaya, cuyo destino estaría unido hasta el año 1812 con las cortes de Cádiz, que marcan el fin de los Señoríos en España. aunque entre los años 1823 al 1834, con la derogación de la constitución por el Rey Fernando VII y la vuelta del absolutismo hubo un  pequeño periodo de restauración de los antiguos Señoríos.

En el año1367 el rey Enrique II de Castilla  confirma este Privilegio, dándole por Fuero el Fuero del Castillo de Garcimuñoz:
“...De aquí adelante, e que non seades tenudos de obedecer la justicia e jurisdicción e Señorio de Alarcón...que ayades por fuero el fuero de las Leyes que usan en la Villa del Castillo...et que cada año en el día de san Miguel del mes de Setiembre, (este es el origen de la antigua feria de S. Miguel) que se ayunten en Concejo a campana repicada el concejo e omes buenos e alcaldes e alguacil e los otros vesinos de la dicha villa de Belmonte, e escojan Alcaldes e Alguacil e los otros ofisiales que fueren menester...et otrosí tenemos bien que la  villa de Belmonte que ayan por sus téminos Monreal,e el barrio del Finojoso de cerca de la orden  e la ossa...”
Reinando Enrique III de Castilla, por los Innumerables servicios que había recibido de D. Juan  Fernández Pacheco, de origen portugués, le hizo donación de la villa de Belmonte, con sus Aldeas, castillo, términos, montes, y prados, dado en Tordesillas el 16 de Mayo de 1398; en cabeza del cual se funda el señorío de Belmonte.
Los Señores de esta casa juntaron varios títulos y dominios, el Ducado de Escalona en Toledo, el Marquesado de Villena, el Condado de Xiquena en la Mancha alta, el de San Esteban de Gormaz en Castilla La Vieja, el Marquesado de Moya en Cuenca, las villas de Alarcón, el Castillo de Garcimuñoz, La Almarcha, Moltalvanejo, Jumilla y Jorquera, en el reino de Granada las de Tijola, Tolox y Monda.

 Fue esta línea cabeza de las grandes familias, Pacheco, Girón, y Portocarrero, por lo que los  historiadores la califican como una de las mayores, más ilustres y más poderosas de España, de ella se derivaron como ramas segundas los Osunas, los Montijos, los Ucedas, y los Frías.

Produjo dos grades Maestres de la Orden de Santiago, ocho Caballeros del Toisón, cinco Mayordomos Mayores de Palacio de Enrique IV, de los Reyes Católicos, de Felipe V, dos Caballerizos Mayores (de Isabel Farnesio, de Carlos IV), un Virrey, Embajadores, un Capitán General de los Reales Ejércitos, tres Tenientes Generales, cuatro Directores de la Real Academia Española de la Lengua, un Obispo de Cuenca, un Deán de Toledo, etc.

Fue, constante su intervención en todos los asuntos de la monarquía, en el desempeño de los primeros cargos de la corte y del estado. Además de llevar la dignidad ducal sobre su villa de Escalona, los jefes de esta línea se honran con la de primer Marqués de los reinos de Castilla, como Marqués de Villena. Su mayor ilustración, entre tantas fue el décimo Señor de Belmonte VIII Marqués-duque Don Juan Fernández Pacheco III del nombre, ilustre Fundador de la Academia Española de la Lengua.

ANTIGUO ESTADO DE BELMONTE


BELMONTE, OSA DE LA VEGA, TRESJUNCOS, HONTANAYA, HINOJOSO DEL MARQUESADO, MONREAL



 D. Juan Pacheco, nacido en Belmonte en el año 1419, nieto del fundador de esta casa, III Señor de Belmonte, fue uno de los personajes más importantes durante los reinados de Juan II y Enrique IV.
Gobernó a su voluntad la monarquía y fue durante largos años el árbitro de los destinos de Castilla. Compartió la gobernación con su hermano el Maestre de Calatrava Don Pedro Girón (nacido en Belmonte en 1423) y con el Arzobispo de Toledo Don Alonso Carrillo, que era su tío.
El 12 de Septiembre de 1445 el Rey Don Juan II lo nombró Marqués del estado de Villena.
En el año 1453, el Papa Nicolás VI a petición del rey Enrique IV de Castilla, lo nombra Maestre de Santiago.
Con él alcanza Belmonte su máximo apogeo, y se construyen los edificios más emblemáticos de la villa.
En la guerra por la sucesión al trono de Castilla, tras la muerte del Rey Enrique IV, el II Marqués de Villena y IV Señor de Belmonte, D. Diego (primero) López Pacheco, junto con otros Grandes del Reino, tomó partido por la Reina Doña Juana la Beltraneja, y el rey de Portugal, en contra de lo Reyes católicos.

 Como consecuencia de esta guerra, pierde la mayoría de las tierras y los pueblos del Marquesado de Villena, aunque conservó el título de Marques y el Señorío de Belmonte y su tierra.
 Los siglos XVI y XVII son periodos de gran esplendor para la villa, el colegio de los Jesuitas y el monasterio de Franciscanos gozan de enormes prestigio en su época. Mercados, ferias y un gran movimiento comercial hicieron de Belmonte centro de su comarca, todo esto trajo consigo un gran crecimiento de la población. Se construyeron numerosas casas nobles, de cuya existencia encontramos aún varios testimonios en portadas y escudos que adornan sus calles.

Belmonte durante la guerra de Sucesión  de 1714 siguiendo las directrices de sus señores, se adhirió á la causa de Felipe V de Borbón, por su situación geográfica, se convirtió en un lugar estratégico y base militar, desde donde hostigar a las fuerzas Archiduque Carlos de Austria, aspirante á la Corona Española, que venían desde Valencia, y detener a los socorros que recibía desde Portugal.

En la guerra de la Independencia de 1808-1814, los franceses utilizaron el castillo como cárcel, en la resistencia contra el invasor, en la comarca de Belmonte actuó uno de los grandes guerrilleros Manchegos, el “Francisque”, donde encontró apoyo entre la población, llegando a infringir grandes pérdidas entre las fuerzas  del Mariscal Víctor. Perseguido por las tropas Francesas, muere, acorralado en un edificio próximo a la “Plaza del Pilar” su lápida se encuentra en el pasillo central de la Colegiata de Belmonte.
Las Cortes Españolas, en 1814 siguiendo las pautas de la constitución de Cádiz, realizaron una división territorial provincial, nombrando a Belmonte Cabeza de partido, que perduró hasta el último tercio del siglo XX.
En el siglo XIX Belmonte sufre las consecuencias de la Desamortización de Mendizábal, con la que se ponían a la venta todos los bienes de las Órdenes Religiosas, y la Desamortización de Madoz que fue una continuación de la reforma Agraria emprendida por Mendizábal, que esta vez no solo se aplicó a las entidades Religiosas, sino también a las Corporaciones Civiles y beneficencias (ayuntamientos, tierras comunales, etc.).

En la tercera guerra Carlista durante los años 1872 al 1874 una partida de fuerzas Carlistas,  se aposentó en Belmonte, con el fin de proporcionarse recursos en metálico por los pueblos, causando gran desasosiego, temor e inseguridad entre la población. Su actuación en el Partido de Belmonte fue muy devastadora, pero fructífera para su causa.
Durante los años 1885 al 1888 el término de Belmonte sufrió una gran plaga de langosta con un  panorama bastante desolador, la plaga arruinaba las cosechas, y podría causar infecciones en el agua potable, produciéndose epidemias y enfermedades que afectarían directamente en la población; A esto había que añadir que por aquella época se estaba luchando contra una epidemia de “Cólera Morbo”, lo que complicaba todavía más  la situación.
En la Guerra Civil que asoló España durante los años 1936 a 1939, Belmonte estuvo bajo el dominio Republicano, que utilizó el castillo como prisión. En este periodo, fueron requisados y trasladados a Madrid apilados en camiones, los archivos históricos del Ayuntamiento de la Villa, que ya nunca regresaron.
Terminada la Guerra Civil, se impone un época de grandes calamidades.
En 1.946 Se estableció la Academia Onesimo Redondo en el castillo de Belmonte para titular a los instructores auxiliares con destino en el ámbito rural.
Por Orden de 31 de Octubre de 1986 D.O.C.M. Nº47, Belmonte es nombrado cabeza Comarcal de su comarca.

  
LOS SEÑORES DE BELMONTE Y SU TIERRA  
(Casa de Belmonte):

 I  D. Juan Fernández Pacheco.
II  Doña Maria Pacheco + D Alfonso Téllez Girón.
III D Juan Pacheco  I Marqués de Villena (constructor del castillo).
IV D. Diego (primero)López Pacheco.
V  D. Diego (segundo) López Pacheco.
VI D. Francisco López Pacheco.
VII D. Juan (segundo) Fernández Pacheco
VIII D. Felipe Fernández Pacheco
IX D. Diego Roque López pacheco ( Virrey de México)
X D. Juan Manuel Fernández Pacheco (Fundador de la RAE)
XI D. Mercurio López Pacheco
XII D. Andrés Luis  Fernández Pacheco
XIII D. Juan Pablo López Pacheco (
XIV D. Marciano Fernández Pacheco
XV D. Felipe López Pacheco (último varón de esta línea, muere sin sucesión en 1788, se extingue la casa de Belmonte y su tierra; hoy en día los herederos de la misma, son los duques de Peñaranda)

BIBLIOGRAFÍA:


  • José Torres Mena “Noticias Conquenses” 1878
  • Alfonso Núñez de Castro “Crónica de los Señores reyes D.Sancho el Deseado, D.Alfonso VIII y D.Enrique I” 1665.
  • Archivo Diocesado de Cuenca: “Privilegio Eximiendo a la Aldea de Belmonte de la Villa de Alarcón”.
  • Francisco Fernández de Bethencourt: “Historia Genealógica y Heráldica de la Monarquía española”.
  • Juan José Torres Fontes “La Conquista de Marquesado de Villena”.
  • Manuscrito de la Biblioteca Nacional 13124.( relación de aldeas de Alarcón)
  • Rodrigo de Luz Lamarca “El marquesado de Villena o el mito de los Manuel “.
  • Julio González “Repoblación de Castilla La Nueva”.
  • Manuel Criado del Val “Teoría de Castilla La Nueva”.
  • Identidad y Representación de la Frontera en la España Medieval (siglos XI-XIV)
  • Pedro Joaquín García Moratalla “La tierra de Alarcón en el Señorío de Villena (siglos XIII-XV)” .
  • Mateo López “Memorias  Históricas de Cuenca y su Obispado “ .
  • María Emma Espoille de Roiz “Primer Simposio Internacional de Historia de cuenca, celebrado en Cuenca el año 1977”.
  • José Torres Mena “Noticias Conquenses”.
  • Aurelio Pretel Marin  “Convenios y Hermandades y juntas medievales en la Mancha alta de Montearagón”
  • Juan Torres Fontes “la conquista del marquesado de Villena”
  • José María Soler García “La relación de villena de 1575”


BIBLIOTECAS CONSULTADAS:

  • BIBLIOTECA NACIONAL.
  • RED DE BIBLIOTECAS DEL CSIC.
  • ARCHIVO HISTORICO NACIONAL.
  • REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA.



MIGUEL ANGEL VELLISCO BUENO